Posts Tagged ‘crisis’

Cómo ayudar en una Crisis

A lo largo de la vida, se nos presenta una serie de sucesos que de no ser resueltos adecuadamente, podrían llevarnos a experimentar un estado de desequilibro emocional que conocemos como crisis. Las crisis emocionales implican un reajuste personal, laboral, familiar o social. Con ellas, pueden aparecer sentimientos como la angustia, el miedo, el desorden físico y psicológico. Read the rest of this entry »

CÓMO SOBREVIVIR A UNA PÉRDIDA

Como manejar la muerte de un COMPAÑERO DE TRABAJO

Nuestros compañeros de trabajo son en ocasiones como los miembros de nuestra familia. Pasamos la mayor parte del tiempo junto a ellos, compartimos diariamente, desarrollamos lazos especiales de confianza y amistad que son distintos de todas nuestras demás relaciones.

Por lo tanto, no es sorprendente que la muerte de un compañero de trabajo a veces resulte especialmente difícil de sobrellevar, en particular si se tenía una relación de amistad, o si la muerte fue repentina y trágica. También es posible experimentar una sensación de ansiedad y culpa si la muerte ocurrió en el lugar de trabajo, o si su última interacción con la persona no fue agradable. Incluso cuando la muerte de un compañero de trabajo se produce como consecuencia de una enfermedad prolongada, es posible que usted se impresione y se deprima al recibir la noticia.

El proceso de Duelo

El duelo es un conjunto de emociones, representaciones mentales y conductas vinculadas con la pérdida afectiva.  El trabajo psicológico que comienza con la pérdida y termina con la aceptación de la nueva realidad, supone la superación de la tristeza.

Quienes atraviesan por algún proceso de pérdida generalmente pasan por cinco etapas de dolor o duelo que fueron previamente identificadas por la Dra. Elizabeth Kübler-Ross.  Estos sentimientos son parte normal del proceso de adaptación al cambio.

1. Negación y aislamiento - Los sentimientos de negación nos protegen de los sentimientos para los cuales no estamos preparados a manejar mentalmente, emocionalmente o espiritualmente.

2. Enojo o culpa - Surge cuando dejamos de negar la pérdida, entonces nos movemos al coraje que puede ser razonable o irrazonable.  También se puede generar un sentimiento de culpa.

3. Negociación - La negociación puede aparecer en cualquier etapa del proceso de duelo.  Cuando calmamos el coraje intentamos negociar con la vida, nosotros mismos, otra persona o con Dios.

4. Depresión -  Comienza cuando nos damos cuenta que la negociación no funciona.  Es el momento en que sentimos la pérdida acompañada de un intenso dolor emocional.  Llorar es una buena manera de expresar la pena, alivia la tristeza y es curativo.  Es una señal de fortaleza cuando se utiliza como parte del proceso de duelo, pero si se extiende esta etapa se puede convertir en un comportamiento crónico.

5. Aceptación - No necesariamente es un estado de felicidad, resulta más bien como un estado de paz. La duración de cada etapa es variable y depende del tipo de muerte o de pérdida, de los recursos internos y externos de la persona, del vínculo que tenía.  De esto depende la magnitud o la intensidad de la pérdida.

Lo que una vez disfrutamos,
nunca lo perdemos.
Todo lo que amamos profundamente
se convierte en parte de nosotros mismos.

Hellen Keller

Cómo superar la Pérdida

Es importante comprender que el sufrimiento es una respuesta normal. Sin embargo, debe manejarse de manera que las actividades diarias y las buenas relaciones puedan mantenerse. El enojo, los sentimientos de culpa y responsabilidad mal dirigidos, pueden ser muy perjudiciales en todos los ambientes de nuestra vida, especialmente en las relaciones de familia y de pareja.

Si tiene dificultad para aceptar la muerte de un compañero de trabajo, amigo o familiar, un profesional de salud mental calificado como un psicólogo puede ayudarlo a sobreponerse.  Según las personas comienzan a comprender y aceptar sus emociones y las etapas de la pérdida, se inicia un proceso de sanación en el cual la persona comienza a tomar acción con respecto a esas emociones.  También pueden resultarle útiles estas sugerencias:

Habla con tu familia –  Es importante que puedas mantener tu estabilidad emocional.  Las tristezas pueden ser soportadas de una mejor manera y los triunfos se viven mejor cuando nos encontramos rodeados de las personas que nos aprecian.

“La carga se hace menos pesada entre más personas la lleven.”

Identifica tus grupos de apoyo – Además de la familia, puedes contar con la ayuda de amistades y conocidos que te pueden ayudar.  Tus compañeros de trabajo pueden estar sintiendo lo mismo. El apoyo mutuo puede ayudar a que todos superen el proceso de duelo.  Resiste la tentación de aislarte y busca la compañía de personas que te puedan ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

Mantén una actitud positiva – La forma en que pensamos diariamente afecta nuestros sentimientos y emociones, ellos a su vez afectan la forma en que nos comportamos.  Si tenemos pensamientos y actitudes negativos actuaremos en contra de nosotros mismos ya que nuestro ánimo podrá tornarse decaído (tristeza) o agresivo (coraje) impidiendo así que mostremos lo mejor de nosotros.

Aprende a manejar el estrés – Recuerda que el crecimiento personal tiene tres pilares: mente, cuerpo y alma.  Toma tiempo para cuidar y alimentar cada uno de ellos.

Busca ayuda profesional – La búsqueda de grupos de apoyo y ayuda profesionales puede ayudar a manejar el proceso de sufrimiento y a reducir los efectos persistentes.  Acepte la comprensión y el apoyo de: amigos, familiares, compañeros de trabajo.

Aproveche los servicios que el Programa de Ayuda al Empleado le ofrece.  Los profesionales de la salud mental pueden brindarle apoyo y la estructura necesaria para ayudar a las personas y grupos a aceptar una pérdida, y hacer los planes adecuados para las honras fúnebres y expresiones de condolencia a los familiares.

Descarga nuestra versión en pdf~> Cómo sobrevivir a una pérdida

Superemos la Crisis

En una encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología se identificó al dinero y el trabajo como dos de las mayores fuentes de estrés en casi el 75 por ciento de las personas en los Estados Unidos. Esto, sumado a los medios publicitarios declarando la amenaza de una recesión económica, en muchas personas empiezan a generar temor acerca de las maneras en cómo se puede manejar cualquier dificultad financiera adicional.

La Asociación Americana de Psicología ofrece las siguientes recomendaciones que le pueden ayudar a manejar su estrés relacionado con el dinero y la economía:

ê  Tome una pausa pero no entre en pánico. Hay muchas historias negativas sobre el estado de la economía en los periódicos y en la televisión. Por eso, ponga atención a lo que pasa alrededor de usted, pero evite caer en la negatividad del sensacionalismo. Evite la tendencia a reaccionar exageradamente o a caer en la pasividad. Mantenga la calma y la concentración.

ê  Identifique los factores que le generan estrés relacionados con las finanzas y haga un plan. Evalúe su situación financiera y las causas de su estrés. Tome apuntes sobre las diferentes formas en que usted y su familia pueden reducir los gastos o manejar sus finazas con más eficiencia. Comprométase a llevar un plan específico y a revisarlo frecuentemente.

ê  Identifique las maneras como maneja el estrés relacionado con el dinero. Durante los tiempos difíciles de la economía, mucha gente es más propensa a tratar de aliviar el estrés con ayuda de actividades nocivas, como fumar, beber alcohol, apostar dinero o comer en gran cantidad. La tensión puede también conllevar a un mayor número de conflictos y argumentos entre las parejas. Esté alerta a estos comportamientos. Si estos le están causando problemas y antes de que empeoren, considere buscar ayuda de un psicólogo.

ê  Cambie estos tiempos de desafíos por oportunidades de crecimiento y cambio real. Tiempos como estos, a pesar de ser difíciles, pueden ofrecer oportunidades para evaluar su situación actual y hacer cambios oportunos. Piense en las maneras como estos retos económicos pueden motivarlo a encontrar formas saludables para sobrellevar el estrés. Experimente salir a caminar. Esta es una manera barata de hacer buen ejercicio. Cenar en casa con su familia no solo le puede ahorrar dinero, sino también ayudar a acercarla y unirla. Considere aprender una nueva habilidad. Tomar un curso patrocinado por su patrono o buscar recursos de bajo costo en su comunidad, puede conducirlo a conseguir un mejor trabajo. La clave es usar este tiempo para ser creativo e intentar nuevas estrategias para manejar su vida.

ê  Pida apoyo profesional. Servicios de asesoría de crédito y de planificación financiera están disponibles para ayudarle a tomar control de su situación económica. Si continua sintiéndose agobiado por el estrés, considere hablar con un psicólogo quien lo puede ayudar a tratar sus emociones relacionadas con sus preocupaciones financieras, manejar el estrés y cambiar los comportamientos nocivos.

 

Basado en un artículo de www.centrodeapoyoapa.org

Disponible en pdf~>Superemos la Crisis