Posts Tagged ‘autoestima’

Emocionalmente preparado/a para la Jubilación

La jubilación puede ser como una montaña rusa porque muchas cosas que le son familiares cambian: roles de trabajo, relaciones, rutinas diarias, suposiciones sobre uno mismo. La clave para prepararse para este nuevo rol es tener una cartera psicológica personal equilibrada al igual que la financiera. Read the rest of this entry »

Bulimia y Adolescencia

Por: Dra. Delmara Rivera
Psicóloga

La bulimia es un trastorno alimentario que se caracteriza por episodios recurrentes de ingestión excesiva de alimentos (conocido como atracón o comilona), en un período de tiempo relativamente corto, donde la persona podría tener la sensación de pérdida de control.  Además, la persona con este trastorno alimentario luego de la “comilona” o el “atracón” incurre en el uso de métodos tales como provocar el vómito, consumir laxantes en excesos, utilizar diuréticos, utilizar enemas y realizar rutinas de ejercicio excesivas, con el propósito de evitar el aumento de peso.

Las causas específicas de la bulimia se desconocen, sin embargo se entiende que existen factores que contribuyen al desarrollo de la misma.  Entre estos factores podríamos mencionar los ideales culturales así como las actitudes sociales, antecedentes de trastornos alimentarios en el sistema familiar, excesiva preocupación con el peso y la apariencia física, entre otros.  En la mayoría de los casos la bulimia  comienza luego de que la persona realiza dietas excesivas para adelgazar.  Además, se puede presentar en conjunto con otro trastorno alimentario conocido como anorexia.

Es importante señalar que el entorno familiar juega un rol importante en el desarrollo y curso de esta enfermedad ya que un funcionamiento deficitario del sistema familiar podría predisponer e incluso exacerbar dicha condición.  La desorganización y la poca cohesión familiar, el cambio de roles,  los estilos de comunicación inadecuados, la dificultad para expresar sentimientos y demostrar afecto, además de la falta de supervisión respecto a patrones de alimentación son aspectos que deben ser atendidos al momento de proveer tratamiento.  En la mayoría de los casos los padres, maestros, entrenadores o instructores pueden ser capaces de identificar adolescentes con esta condición.  Sin embargo, para realizar un diagnóstico de bulimia, un profesional de salud mental (psiquiatra o psicólogo) debe verificar si se cumplen los criterios diagnósticos según el DSM-IV TR (Diagnostic and Statical Manual of Mental Disorders).

Los criterios para el diagnóstico de bulimia son los siguientes:

  • Presencia de atracones recurrentes caracterizados por la ingesta de alimentos en un período corto de tiempo, que provoca la sensación de pérdida de control sobre la ingesta de alimentos
  • Conductas compensatorias inapropiadas con el fin de no ganar peso, tales como la provocación del vómito, uso de laxantes diuréticos y otros fármacos, ayuno y ejercicio excesivo
  • Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar al menos dos veces a la semana durante un período de tres meses
  • La auto evaluación está exageradamente influenciada por el peso y la silueta corporal.
  • La alteración no aparece exclusivamente durante el curso de la anorexia nerviosa

La población en mayor riesgo de desarrollar bulimia nerviosa son las adolescentes.  Por ejemplo, en Estados Unidos se calcula que alrededor de 1 a 4 por ciento de las adolescentes se les ha diagnosticado bulimia.  También, es frecuente encontrar otros problemas de salud mental tales como trastornos de ánimo y trastornos de ansiedad en jóvenes con esta condición.

La bulimia es un trastorno alimentario serio que debe atenderse de forma inmediata una vez es identificado. 

Algunas de las consecuencias físicas que se podrían observar al inicio del desarrollo de la bulimia son las siguientes:

  • Estreñimiento
  • Hipertrofia de las glándulas parótidas (dando la imagen de estar hinchada o más gorda)
  • Pérdida del esmalte dental
  • Ulceras y callos en los dedos
  • Dolor de garganta (producido por los ácidos)

Otras consecuencias físicas más graves que se podrían presentar en el transcurso de la enfermedad son:

  • Hernias y úlceras esofágicas
  • Ruptura y hemorragia del esófago
  • Complicaciones digestivas
  • Alteraciones cardiovasculares
  • Debilidad muscular
  • Inflamación de glándulas salivales
  • Hernia hiatal debido a la presión provocada por el vómito
  • Consecuencias del abuso de laxantes

 

Es importante señalar que cognitivamente, las personas que tienen el diagnóstico de bulimia muestran baja auto-estima.  Además, se observa un deterioro significativo en la calidad de la ejecución académica o laboral.  Otra característica que se presenta con frecuencia es que las personas rechazan absolutamente la idea de ser obeso(a), por lo que tienden a experimentar irritabilidad y episodios de tristeza al punto de desarrollar depresión y sentimiento de pérdida del control.

 

El tratamiento para la bulimia es determinado por los profesionales de salud mental.  Las alternativas de tratamiento más frecuentes son la combinación de múltiples terapias tales como terapia individual, terapia familiar, rehabilitación nutricional y farmacoterapia donde se puede utilizar medicamentos para el manejo de la depresión o la ansiedad cuando estas condiciones se presentan comorbidamente.  Es importante que múltiples especialistas de la conducta humana estén involucrados en el tratamiento.  Estos profesionales determinarán el tratamiento específico al evaluar el estado general, edad, antecedentes de otros trastornos alimentarios en la familia y la gravedad de los síntomas, entre otros.

Si estás leyendo este artículo e identificas algunas de estas características en algún amigo(a) o familiar, busca ayuda de forma inmediata.  La detección e intervención temprana puede contribuir a una mejor prognosis y a una mejor calidad de vida.

 Para mayor información comunicarse con la Dra. Delmara Rivera,  Directora Clínica del Centro de Ayuda de Adolescentes (CADOL) del Instituto Psicoterapéutico de Puerto Rico (INSPIRA) (787) 704-0705 ó (787) 704-0822.

Artículo publicado en la revista Buena Vida, Enero 2010

 

Amor Propio

Por: Lesliebeth Lebrón López, MSW

Cuántas veces te has cuestionado, ¿Cuánto me amó? ¿Realmente, me conozco? ¿Cuáles son mis límites? ¿He puesto en práctica mi capacidad de trascender? ¿Cuáles son mis fortalezas? A muchas personas se les hace difícil contestar estas preguntas. Unos simplemente son sinceros y contestan: “no sé quién soy, tampoco me amo” y otros se toman bastante espacio en contestar, lidiando por conocerse, y terminan contestando: “no me conozco”. He aquí uno de los mayores conflictos que muchos enfrentamos, “amarse a sí mismos”, un tema del cual, no muchos se toman el tiempo necesario para trabajarlo y cada día cultivarlo.

La imagen que usted tiene de sí mismo o lo que usted piensa de sí mismo es lo que conocemos como el amor propio. El mismo comprende ideas y sentimientos acerca de sí mismo. Estos pueden ser tanto positivos como negativos. Cuando las personas se dicen así mismas; “Soy  linda/o”, “Soy lista/o”, “Aprendo de mis errores”, “Soy divertida/o”, mayor es su amor propio. Mientras si la persona se dice a sí misma; “Soy feo/a”, “Soy estúpido/a”, “Tengo miedo de fracasar”, “Soy aburrido/a” menor es su amor propio. El amor propio también afecta la manera de cómo usted viva. Es decir, la manera en cómo usted piense, actúe y se sienta acerca de sí mismo y de los demás, determina el éxito que usted tenga en alcanzar las metas que se proponga.

El sentirse seguro de sí mismo facilita como por ejemplo: el enfrentarse a los desafíos, el enriquecer la propia vida y mantener la confianza en sí mismo. Cuando usted tiene un alto amor propio a usted y no le da miedo desarrollar sus propios talentos y usted está dispuesto a arriesgarse en territorio nuevo; usted no teme enfrentarse a los desafíos. Por tanto, si no trata no progresa. De igual forma, el sentirse alegre de sí mismo hace que usted busque nuevos amigos, sintiéndose más cómodo y expansivo, puede usted adquirir amistades más estrechas, por lo que usted tiene el fin de enriquecer su vida propia. Y por último, el sentirse seguro de sí mismo facilita mantener su propia confianza ya que, el creer que usted puede hacer algo es un gran paso al éxito, pues le permite concentrarse en todo lo que usted realiza.

Te preguntarás entonces: ¿cómo pensar positivamente? ¿cómo comienzo a amarme a mí mismo/a?. ¡No es difícil! Comienza por aceptarte, identificando y aceptando tus puntos fuertes y débiles. Luego anímate, toma la actitud de que “sí puedo” y permítete darte el tiempo suficiente para alcanzar tus metas personales y anímate a medida que luchas. Elógiate cada vez que alcances tus éxitos y siéntete orgulloso/a. Tomate tiempo, permítete darte tiempo a menudo para estar con tus pensamientos y con tus emociones. Dedícate  a actividades que puedas gozar sólo, tales como trabajos de manualidades, lectura y deportes. Es tiempo de aprender a gozar de su propia compañía. Por consiguiente, confíe en usted, póngale atención a sus pensamientos y emociones. Actúe cuando usted crea que es el paso correcto. Haga lo que a usted le haga sentir contento y satisfecho. De igual forma, respétese, no trate de ser alguien que no es. Siéntase orgulloso de quien es e investigue y aprecie sus propios talentos especiales. Finalmente, téngase aprecio, aprenda a amar la persona especial que es usted. Acepte sus errores y aprenda de ellos y no reaccione exageradamente a sus errores. Acepte sus éxitos y sus fracasos como los aceptan aquellos quienes le tienen aprecio.

Recuerda el amor propio se puede mejorar, no dejes que los errores del pasado te impidan seguir adelante. Usted tiene el deber de aprender a sentirse bien acerca de sí mismo.

Un amor propio elevado puede hacer que usted se sienta eficaz, productivo, capaz y cariñoso. Un amor propio bajo puede hacer que  usted se sienta ineficaz, inútil, incompetente y rechazado. Con un amor propio usted llega a ser la persona que quería ser, gozar mayormente de la compañía de los demás, ofrecerle al mundo una mayor parte de sí mismo.

¡ATREVETE A AMARTE!

Descarga nuestra versión pdf ~>Amor Propio

DESÓRDENES DE ALIMENTACIÓN

Casi todos nos preocupamos de nuestro peso en un momento de la vida, pero algunos se obsesionan con su peso y el deseo de ser delgados al punto que desarrollan un trastorno de alimentación.

Los Trastornos de Conducta Alimentaria son manifestaciones extremas de una variedad de preocupaciones por el peso y la comida experimentados por mujeres y hombres.  Estos incluyen la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el comer compulsivamente. Todos estos son problemas emocionales serios que pueden llegar a tener consecuencias letales.

Datos estadísticas de la Asociación Nacional de Desórdenes Alimentarios (NEDA)
  • anorexia y la bulimia
    • 10 millones de niñas y mujeres
    • un millón de niños y hombres
  • comer desmesuradamente
    • 25 millones de individuos

¿Cuáles son las causas de los desórdenes alimentarios?

Los desórdenes alimentarios pueden presentarse por varios factores físicos, emocionales, sociales o familiares. Los factores que dirigen a personas hacia estos desordenes vienen de la prensa, compañeros, padres, y la baja autoestima de la persona afectada. Los desórdenes alimentarios pueden ser comunes también en personas que presentan depresión, desorden obsesivo-compulsivo y otras formas de desórdenes de ansiedad. Los jóvenes con frecuencia desarrollan desórdenes alimentarios al lidiar con los cambios físicos y emocionales de la adolescencia.

¿Cuáles son las señales de los desórdenes alimentarios?

Las personas con anorexia no mantienen un peso corporal mínimo.  Participan en comportamientos de alimentación anormales y se preocupan excesivamente de la comida.   Tienen un temor extremo de ganar el más mínimo peso, y su percepción del tamaño y forma de su cuerpo está significativamente distorsionada.  Muchos individuos con anorexia son compulsivos y excesivos acerca del ejercicio.

Las personas que sufren de bulimia tienen episodios compulsivos en los cuales comen cantidades anormalmente grandes de comida en muy corto tiempo.  Para no ganar peso, actúan en una forma compensatoria e inapropiada incluyendo el uso de laxantes, diuréticos, enemas,  provocándose vómito, ayunando y haciendo ejercicios excesivamente.

Aquellas que lidian con comer desmesuradamente tienen episodios frecuentes de comer en exceso pero no utilizan se purgantes. Las personas con este desorden sienten hambre o no cuando se encuentran solas, y en general comen muy rápido.

*SAMHSA Mental Health Information Center

7 Pasos hacia una autoimagen positiva

  1. Aprecia todo lo que tu cuerpo puede hacer por ti: correr, bailar, respirar, reír, soñar, etc.
  2. Mantén una lista de 10 cualidades que aprecias de ti misma(o) – cualidades que no estén relacionadas a cuánto pesas o cómo te ves.
  3. La belleza es un estado mental, no una condición de tu cuerpo. Cuando te sientes feliz contigo misma(o) y feliz de la persona que eres, te desenvuelves de una manera segura, te aceptas a ti misma(o), estas mas receptiva(o) a nuevas ideas. 
  4. Mírate a ti misma(o) de una manera total.  Cuando te ves a ti misma(o) en el espejo o en tu propia mente escoge en no enfocarte en partes especificas de tu cuerpo.  
  5. Rodéate de personas positivas. Es más fácil sentirse bien con uno misma(o) y con nuestro cuerpo cuando uno se rodea de personas que nos apoyan y le dan importancia y reconocen que lo que en realidad cuenta es como uno es por naturaleza.
  6. Utiliza vestimentas que te hagan sentir bien en relación a tu cuerpo.  Trabaja con tu cuerpo no en su contra.
  7. Piensa en algo agradable que puedes hacer–algo para hacerle saber a tu cuerpo que lo aprecias.  Toma un baño de espuma, toma una siesta, busca un lugar donde puedes relajarte y sentirte en paz.

*Tomado de National Eating Disorders Association.

Descarga en formato pdf~>Desórdenes de Alimentación