¿Cómo afrontar el cambio?

De acuerdo con el Diccionario Merriam Webster, el cambio se define como “ser diferentes”, “ser (alguien o algo) diferente”, “convertirse en otra cosa”.  El cambio ya se considera una rutina y hoy día, se produce regularmente en el lugar de trabajo.  No importa lo que haces, es probable que sea algo que no se puede detener.  Estos cambios pueden ser pequeños o grandes, y saber cómo lidiar con ellos efectivamente es esencial para su desarrollo, así como para su salud y bienestar.

La importancia del Afrontamiento

¿Qué significa afrontamiento?  En definición se dice que es un “proceso por el que un individuo intenta minimizar las emociones negativas que surgen de las experiencias o acontecimientos negativos.” Otros definen afrontamiento como “los esfuerzos cognitivos y de comportamiento para hacer frente a experiencias que superan los propios recursos”.  De acuerdo con Holly Vanscoy, Ph.D., citando a los investigadores Mel Fugate, Angelo J. Kinicki, y Gregory E. Prusia, sostienen que hay dos grandes tipos de estrategias de afrontamiento, una es el “escape del afrontamiento” y el “control del afrontamiento”.  Ésta última es positiva y proactiva, la persona se rehúsa a sentirse como una víctima del cambio; en su lugar, el sujeto que adopta esta actitud se hace cargo de la situación y busca la forma de ser parte de la solución al manejar sus sentimientos y emociones.

Por otro lado, “escapar del afrontamiento” se basa en la evitación.  La persona que escoge dicha estrategia, toma acciones específicas, que le ayudan a evitar las dificultades del cambio.  Por ejemplo, es posible que deliberadamente se ausente a adiestramientos o que aparezca demasiado tarde a una reunión donde se discutan detalles de cambios futuros.  En el proceso, la gente puede utilizar ambas estrategias simultáneamente durante el proceso de cambio.  Ante esta situación, se recomienda la estrategia de control del afrontamiento ya que, lo pone en una posición positiva ante la situación de cambio.

La Dra. Vanscoy cita a Morton C. Orman, MD y menciona algunas maneras de lidiar con estos cambios dentro de la organización, que como mencionamos, cada vez más comunes.  Entre ellos se encuentra:

  • Esté preparado para el cambio: Orman señala que en la economía actual, los cambios organizacionales pueden suceder en cualquier momento. ¡Prepárate para ello imaginando cómo manejar la situación si usted fue despedido, o si otros fueron despedidos y te quedaste. Entonces, si esto sucede, usted está listo.
  • No ignorar a la familia: Aunque el trabajo es una de las prioridades, la familia es una fuente de apoyo y debe serlo también. Si un empleado en una organización que ha atravesado cambios, inclina la balanza para alguno de los lados, puede traerles problemas más adelante.
  • Permanecer optimista y positivo: Esto no significa que las personas que atraviesan por cambios, como por ejemplo, los que son despedidos o los sobrevivientes deben fingir ser optimistas cuando en realidad están deprimidos, pero significa que si se ven la situación desde un marco más amplio, pueden ayudarse a enfocarse en los aspectos positivos.
  • Tomarlo como un reto: Reformular su situación, verlo como un desafío apasionante y no como un obstáculo insuperable. Aunque el cambio es inevitable, desarrollar estrés por la situación no lo es. Todo depende de cómo se percibe y se responde. La percepción y la respuesta ante el cambio son aspectos que las personas pueden controlar.

Descargar en PDF

Comments are closed.