Salud Organizacional

El apoyo a los Sobrevivientes en el manejo de despido laboral

Un  proceso de despido puede producirse en solo unas horas. Recibes una llamada telefónica por parte del personal de la oficina de recursos humanos para citarte inmediatamente a un lugar específico.  Una vez llegas al lugar te entregan una carta indicando la terminación de tu relación profesional con la empresa, acompañado de un sobre con los cheques de pagos respectivos e indemnización.  Te dan instrucciones para ayudarte a buscar las pertenencias personales que tengas en tu antigua área de trabajo y un guardia de seguridad  te escolta hasta la puerta de salida. En este proceso muchos empleados no despedidos (conocidos como los sobrevivientes) se quedan con la duda e incertidumbre sobre qué sucedió.  Antes de finalizar el día ya tienen nuevas responsabilidades, debido a que la reestructuración se da de modo inmediato.  Al día siguiente se escuchan rumores de pasillo sobre la posibilidad de más despidos.  Se observa la molestia y los sobrevivientes se ponen ansiosos pensando quién será el próximo en el listado de los despidos.

Situaciones como las antes mencionadas son las que se encuentra viviendo el país en los últimos meses.  Las empresas han tenido que desarrollar una serie de estrategias y medidas para poder subsistir ante tantos cambios económicos que siguen dándose en el país.  Entre dichas medidas podemos mencionar la decisión de reducir el personal y/o eliminar contrato de servicios profesionales.  Ante esta realidad los Programas de Ayuda al Empleado (PAE)  juega un papel esencial dentro de la empresa.    No solamente ofreciendo apoyo emocional a los empleados cesanteados, sino también, en los que se quedan dentro de la empresa, que son categorizados como los sobrevivientes.  Una empresa puede experimentar una baja en la productividad luego de haber reducido su personal, sin importar las causas o motivos que los condujo a tomar dicha decisión.

Entre los sobrevivientes pueden surgir sentimientos de culpa,  baja moral, ansiedad por posibles futuros eventos que estarán presentes en su imaginación, rotación y altos niveles de estrés.  Algunos pueden experimentar las mismas emociones de aquellos que han sobrevivido a una pérdida de muerte por un ser querido, por ello el termino de sobreviviente. En el proceso de despido laboral, no solamente perdieron un compañero de trabajo, en ciertos casos, habrán perdido amigos importantes con la cesantía.

¿Qué alternativas tienen las empresas para apoyar emocionalmente al sobreviviente?

Es importante mantener informados a todos los empleados sobre los nuevos cambios y proveerles adiestramiento para que desarrollen destrezas, actitudes  y aptitudes para manejar dichos cambios. Recordarle la disposición del servicio PAE como herramienta para manejar los estresores y/o sentimientos que el evento haya dejado en ellos, porque el proceso puede resultar difícil de asimilar. Entre otras estrategias se pueden mencionar:

• Realizar entrevistas informales por los jefes inmediatos para conocer los estados de ánimo, de los sobrevivientes, uno o dos días después de la cesantía.

• Llevar registro de los avances en el proceso de asimilar las nuevas tareas que puedan heredar los sobrevivientes.

• Establecer política de puertas abiertas por parte de los supervisores para fomentar la confianza en los sobrevivientes de expresar las inquietudes que surjan por los nuevos roles establecidos. 

Por: Diego E. Vázquez Fernández, PhD y Teddy A. Rodríguez, M.A.

Para descargar el documento en PDF oprima aquí

El Síndrome de Quemazón

El síndrome de quemazón o “burnout”, fue identificado en la década del 70 por el Dr. Freudenberguer, quien lo describió como un estado caracterizado por el agotamiento, decepción y pérdida de interés, como consecuencia del trabajo cotidiano desarrollado por profesionales dedicados al servicio y la ayuda, que no logran alcanzar las expectativas depositadas en su trabajo. Posteriormente la psicóloga Cristina Maslach utilizó el término “Burnout” y lo definió como un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal que puede ocurrir entre individuos cuyo trabajo implica atención o ayuda a personas”. Read the rest of this entry »

Estrategias del Yoga para manejar el Estrés Laboral

El Yoga es una práctica que incluye mucho más que las famosas posturas llamadas asanas. La práctica del Yoga, conlleva el desarrollo de nuestra capacidad de relajación muscular para lograr estados de calma y recuperar la energía perdida. Mediante la meditación se aprende a manejar la mente, ganando enfoque y atención. Desde el punto de vista psicológico, el yoga agudiza el intelecto y ayuda a la concentración. La practica de las técnicas de respiración pueden calmar la mente o revitalizarla según la necesidad del practicante. En el campo de lo espiritual proporciona percepción y la capacidad de permanecer en calma. Read the rest of this entry »

Mobbing o Acoso Laboral

Los efectos del mobbing tienen consecuencias psicológicas, físicas, sociales y laborales. Read the rest of this entry »

Mejora la productividad en tu empresa

Por:  Katherine R. Gómez
Psicóloga

En distintos ámbitos de su vida, el individuo se ve sometido a múltiples presiones que le generan estrés, problemas de salud mental, depresión ansiedad y violencia, entre otros.  Los problemas familiares, económicos y de salud, así como la preocupación y las consecuencias del cuidado de un pariente enfermo son solo algunas de las situaciones que pueden causar tardanzas, ausencias y disminución de la productividad en las tareas del empleado.

Se ha estimado que entre un 10 y un 23 por ciento de los empleados norteamericanos utilizan sustancias controladas en el trabajo.  Tales estadísticas indican, además que el 80 por ciento de los accidentes en el lugar de trabajo están relacionados con el uso de dichas sustancias.  Se ha probado que los Programas de Ayuda al Empleado (PAE) son altamente efectivos en la prevención de este tipo de accidente. 

Un PAE eficaz permite que el empleado supere estas situaciones, de modo que aumente el nivel de la productividad, disminuya el ausentismo y reduzca los costos relacionados al cuidado de la salud así como el número de empleados de alto riesgo.

Los servicios del PAE están dirigidos a servir, no solamente a aquellos empleados que presentan problemas de ejecución, sino también al resto de la fuerza laboral, a los supervisores, al personal gerencial y a la organización.  Su enfoque preventivo procura crear un ambiente de trabajo positivo, que promueva el bienestar de todos y, por lo tanto, estimule la productividad. 

Para que una organización sea productiva debe haber un ambiente de salud organizacional.  Esto es, la capacidad de una persona de ajustarse a nuevas situaciones y lidiar con los problemas, sin enfrentarse a una disfunción.  Los PAE son una alternativa costo-efectiva para promover un mejor ambiente laboral.  Estos tienen como meta prevenir, identificar a tiempo y manejar adecuadamente distintas situaciones que provocan problemas ocupacionales.  Además, asisten en el proceso de educar y fomentar estilos de vida saludables para el trabajador y su familia y han demostrado ser una estrategia exitosa y necesaria para lograr tener empleados física y mentalmente capacitados.

Artículo publicado en la revista CENTRO UNIDO EN ACCION, Noviembre 2007